El bozal, no sólo para los canes agresivos

Fuente: Designmagazine

Fuente: Designmagazine

Contrariamente a lo que solemos pensar, un bozal no sólo es para los perros agresivos. Hay muchas razones por las que los profesionales del mundo canino usan un bozal para ayudar a un perro con algún problema. En muchos casos, los bozales son beneficiosos, incluso para un perro equilibrado y no violento.

Te exponemos algunos ejemplos en los que se usa un bozal para perros no agresivos.

Visita al veterinario

En algunos momentos, los veterinarios recomiendan el uso del bozal para tu perro. Ayuda a prevenir mordiscos y deja al veterinario realizar su trabajo.

 Preparación y entrenamiento

Algunos entrenadores usarán un bozal al inicio del adiestramiento de un perro. En muchas ocasiones, los canes se ponen nerviosos y no se puede saber su reacción.

Ansiedad por separación

Mordisquear los muebles de casa es un síntoma muy común de ansiedad por separación y, si tu perro muerde lo que no debe, acabará tal vez necesitando visitar a su veterinario. Un bozal puede ayudar a tu perro en su proceso de rehabilitación.

Comer cosas peligrosas

¿Tu perro come cosas que no debe cuando estáis de paseo? Un bozal puede evitar que tu perro coma algo que pueda ser peligroso para él y, además, su atención estará enfocada en otra cosa.

Un nuevo perro en casa

Cuando tienes un perro nuevo, ambos canes empiezan a conocerse y… en algunos casos llegan los enfrentamientos. Un bozal puede ayudar a evitar posibles mordiscos al principio.

Un bozal puede hacer sentirse tranquilos a los humanos que tienen miedo a los perros. Si te sientes tranquilo, estarás más dispuesto a interactuar con el perro y, poco a poco, seguramente pierdas el miedo. Elegir un bozal divertido ayuda mucho. Un bozal con colores alegres le da un toque de humor a un momento tenso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *