El celo de las gatas

Comparado con las perras, que salen en celo cada 6 meses, el ciclo sexual de las gatas es mucho más complicado y mucho más dramático. Probablemente alguna vez hayas oído el grito desesperado de una gata en celo llamando a los machos, o la has visto retorciéndose sobre su espalda y contorneándose como si estuviera sufriendo terribles dolores. Los gatos macho acudirán a la llamada de la hembra, enfrentándose con cualquier otro gato macho que se interponga en su camino.

Época de celo en las gatas

Las gatas son poliéstricas, es decir, salen varias veces al año en celo. A diferencia de los perros, que son constantes, los celos de las gatas dependen de una serie de factores como su estado corporal, las horas de sol al día o incluso la temperatura ambiente. Por todo esto, es necesario diferenciar entre las gatas callejeras, expuestas sobremanera a todos estos factores, y las gatas domésticas.

  • Las gatas callejeras comienzan a salir en celo cuando los días se hacen más largos, a partir de Navidad en el hemisferio Norte, y estarán saliendo en celo de manera constante si no quedan preñadas hasta que los días comienzan a hacerse más cortos al inicio del verano. Esto es una adaptación evolutiva, pues de esa manera la naturaleza se asegura que las camadas nazcan como mínimo en primavera, cuando ya hay abundante caza disponible.gata3
  • Las gatas domésticas no están tan afectadas por esta estacionalidad, y pueden salir en celo de manera constante todo el año, al disponer de luz artificial y calefacción y estar bien alimentadas. No se sabe mucho del efecto del sol en el celo de las gatas, pero si se ha visto que una gata que tiene acceso a baños de sol, por ejemplo por una galería o una ventana al sur, saldrá a celo antes que una gata que no tiene tanto acceso a la luz solar.

Primer celo de las gatas

Existen variaciones entre las distintas razas de gatos, además de depender también de las condiciones de salud del animal y del momento del año en que haya nacido, pero en general el primer celo se produce entre los 6 y los 9 meses o cuando ha alcanzado el 80% de su peso adulto. Las posibilidades de quedar preñadas en el primer celo son algo menores que en animales adultos, pero es perfectamente factible. Los gatos macho alcanzan la madurez sexual más o menos a la misma edad.

Los gatos de pelo corto, como el siamés, pueden salir con el primer celo tan pronto como a los 4 meses, mientras que es normal en un persa salir por primera vez a los 10 meses o incluso un año.

Fases del celo de la gata

  • Proestro: Es el inicio del ciclo de ovulación, y dura 1 o 2 días. La gata se muestra mimosa pero todavía no acepta al macho.
  • Estro: Es en esta fase del ciclo cuando la gata muestra el comportamiento típico de estar “en celo”, y será receptiva al macho. Dura una media de 7 días, pudiendo variar desde solo 3 hasta incluso 14 días.

La gata es de ovulación inducida, es decir, solo ovula si sucede el coito con el macho. Así, la siguiente fase del celo depende de si ha habido coito y por lo tanto ovulación pero no se ha quedado preñada; si ha habido coito y ovulación y se ha quedado preñada; o bien no ha habido coito.

  • Interestro: Si no ha ocurrido el coito, la hembra entra en esta fase preparatoria para un nuevo celo. Dura aproximadamente entre 3 y 14 días, tras los cuales se producirá otro celo. Si es una gata de interior, puede estar saliendo en celo de manera continua todo el año, con el estrés que esta situación le supone no solo al animal sino también a las personas con las que conviva.
  • Diestro: Si si ha ocurrido el coito, y la gata ha ovulado pero no se ha quedado preñada, entra en esta fase llamada también falsa preñez, pues aún cuando El celo de la gatano hay gestación, al haber ovulado el cuerpo de la gata tarda un tiempo en reaccionar. Dura más o menos 1 mes, y cuando acaba la gata comenzará un nuevo ciclo desde el principio (proestro) o si es una gata callejera y las condiciones ambientales no son las adecuadas, entrará en fase de reposo.
  • Gestación: Dura de 60 a 65 días aproximadamente, tras los cuales la gata traerá al mundo una camada cuyo tamaño puede variar, pero que suele ser de media 5 o 6 gatitos. Curiosamente, las gatas pueden salir en celo incluso mientras están gestantes o amamantando una camada.
  • Anestro: Es la época de reposo sexual. Aparece en las gatas callejeras en los meses de fotoperíodo negativo (cuando los días son cada vez más cortos).

Si todo estas fechas y números te han resultado un poco liosos, quédate con una idea: esteriliza. Hazlo por ella. Hazlo por ti.

Si te ha parecido interesante, nos haría mucha ilusión que lo compartieras.

Un pensamiento en “El celo de las gatas

  1. Pingback: El celo de las gatas: todo lo que debes saber

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *