Claves para enseñar a hablar a tu loro

fuente de la foto: "Blog birdsguide"

fuente de la foto: “Blog birdsguide”

Cuando elegimos tener determinados pájaros es porque queremos que hablen con nosotros… está claro. Aunque puedan llegar a dominar nuestro idioma o al menos algunas palabras, los loros deben aprender: no hablan por ciencia infusa. Te dejamos algunas claves  para ayudarte con la enseñanza de tu loro.

Tener una especie que habla

Parece evidente pero… hay loros con más facilidad para hablar que otros. Por ejemplo, el loro que más facilidades tiene es el Gris de Gabón (Psittacus erithacus), seguido del tipo Amazonas y de las Cacatúas.

Para educar a cualquier animal, siempre se aconseja elegir un animal joven; para los pájaros también. Pero, para aprender a hablar, NO es necesario que sea un pájaro joven; se pueden obtener buenísimos resultados con pájaros jóvenes y también con adultos.

No nos precipitemos

Para que el aprendizaje se desarrolle de manera adecuada, no es necesario precipitarnos, no tenemos prisa.  No hace falta enfadarse o enervarse si no sale el resultado que esperamos. Quizás simplemente nuestro pájaro aún no esté listo para aprender a hablar. Es importante asegurarse de que si enseñamos una palabra, esta palabra esté bien sabida y así, podemos pasar a la siguiente palabra. Hay que ser paciente y perseverante.

fuente de la foto: "Cockatoo petmanía"

fuente de la foto: “Cockatoo petmanía”

Tenemos que hablar mucho a nuestro pájaro

Si queremos que nuestro loro hable, tenemos que ser un ejemplo: debemos hablarle mucho articulando muy bien. También podemos ponerle la radio o grabarle un cd para dejarlo puesto cuando no estemos en casa.

Es importante recompensar a nuestro amigo con plumas cuando pronuncia una palabra, hay que felicitarle; así, pronunciará más palabras para recibir su premio. Si no le felicitamos, el pájaro no sabrá cuándo va por buen camino o no de su aprendizaje.

Ofrecer la chuchería adecuada

Debemos ofrecerle las chuches que más le gusten, cositas que NO coma todos los días, eso ayudará a motivarle. Elige el refuerzo positivo, recompensa el buen comportamiento e ignora el mal comportamiento. Si se equivoca el loro, no le riño, se lo vuelvo a preguntar porque quizás no me haya entendido. El peor castigo será la ignorancia, siempre funciona.

¡Cuida esa lengua!

A veces los loros aprenden cosas inesperadas… un insulto, por ejemplo. Por eso, igual que con los niños, debemos tener cuidado cuando hablamos y así no tendremos malas sorpresas.

Si el loro no habla… debo aceptarlo

Aunque hayas adquirido una raza más parlanchina que otra… a veces ocurre: NO hablan. Debemos resignarnos y aceptarlo. En muchas ocasiones hay pájaros que se niegan a hablar.  Solo nos queda disfrutar de sus preciosos cantares de pájaros, que también llenan la casa de alegría.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *