Cuidados del perro mayor: La sordera y la ceguera.

blind dogNinguno de nosotros quiere pensar en la vejez de nuestro amigo de cuatro patas, ni mucho menos en la posibilidad de que pierda alguno de sus sentidos. Pero tristemente, la realidad a veces es dura y debemos saber qué hacer cuando este tipo de situaciones ocurren. No debemos preocuparnos más allá de lo práctico: nuestro perro puede seguir teniendo una vida feliz, simplemente tendremos que aprender a gestionar la nueva situación.

5 – 2 = 3

Tu perro ha podido perder el oído y la vista pero sigue teniendo el resto de los sentidos, principalmente el olfato. Aunque no oiga ni vea, el olfato es la manera más intensa con la que interactúa con su entorno. Oliendo lo que le rodea puede ubicarse y relacionarse en su medio y, junto con el sentido del tacto, podrá seguir llevando una vida funcional.

Lo primero, la seguridad

Si en tu casa hay escaleras, debes poner protecciones para que no pueda caer por ellas. Lo mismo, si tienes piscina. En todos los salientes u objetos punzantes del hogar deberás poner protectores, ya que serán difíciles de evitar para tu perro. Cuando sueltes a tu perro para que corra, asegúrate de que es en un lugar que conoce y en el que está acostumbrado a jugar y ejercitarse. Así evitaremos accidentes innecesarios.

En casa, intenta no mover las cosas de sitio más de lo estrictamente necesario, esto hará que tu perro pueda moverse por ella con seguridad. Esto por supuesto es especialmente importante cuando hablamos de sus recipientes de comida y bebida, así como de su cama.

Debes informar a tus amigos y visitas del estado de tu perro, de otro modo no sabrán cómo tratar con él. Puede ser buena idea hacerte de un collar o pañuelo que indique sus limitaciones sensoriales: esto ayudará a terceros a ser más cuidadosos y facilitará las cosas.

En esencia, ¡no olvides que sigue siendo tu amigo de tanto años! Puedes seguir jugando con él y disfrutando de su compañía, sólo es necesario un poco de adaptación y sentido común para seguir disfrutando el uno del otro.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *