Elegir y amueblar la jaula de mi pájaro.

jaua pajaroCada pájaro es un mundo y debemos informarnos adecuadamente para proporcionarle a cada uno unas condiciones óptimas de vida.

Las dimensiones de la jaula

El tamaño de la jaula dependerá de la talla del pájaro y de cuantos pájaros vayan a convivir en ella.

Si vivimos en un piso/apartamento, es aconsejable elegir una jaula pequeña; si tenemos especio y un pájaro grande, podemos convertir una de las habitaciones en una pajarera.

Es aconsejable elegir una jaula lo mas grande posible porque un pájaro en cautividad necesita especio para volar, sentirse bien y gozar de buena salud. Los pájaros que hacen “escalada” como el loro, preferirán una jaula alta.

La forma de la jaula

Lo mas conveniente es elegir una jaula cuadrada o rectangular. En este caso debemos ser mas “formales” en cuanto a la estética porque las jaulas redondas o con un pico no están adaptadas.

La puerta de la jaula debe de ser grande: nuestra mano con el pájaro deben entrar perfectamente.

Vigilaremos el sistema de cierre de la puerta de la jaula, debe ser un sistema sólido porque los loros pueden abrir las puertas de las jaulas con su pico.

Los barrotes en sentido vertical son adecuados, los horizontales no porque pájaros como el loro o los periquitos pueden colar sus alas entre los barrotes y quedarse bloqueados.  La separación entre los barrotes no debe permitir que el pájaro pueda pasar su cabeza entre ellos.

El diámetro de los barrotes debe ser adecuado. En cuanto mas gruesa sea la pata del pájaro, mas grueso será el diámetro de los barrotes de la jaula.

Es conveniente elegir barrotes lisos, los no lisos pueden provocar irritaciones en las patas del pájaro. Será mas fácil tener un fondo de jaula extraíble, nos facilitará la limpieza.

“Amueblar” la jaula

Lo que básicamente debe tener toda jaula son los siguientes elementos:

– Un comedero para el pienso y un comedero mas para la fruta, la verdura. Que sean fáciles de limpiar, no les situaremos debajo del balancín para evitar que hagan sus necesidades en su propia comida.

– Un abrevadero.

– Dos o tres balancines, de plástico o de madera.

– Juguetes, (sobre todo para los periquitos y los loros): una rama de madera, hojas, campanas, espejo etc. Elegiremos uno o varios juguetes y los alternaremos, así nuestro pájaro no se cansa de ninguno.

– Un nido o una cajita donde el pájaro pueda refugiarse.

– Una bañera.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *