Perros extraordinarios II: Hachiko y su espera

hachikoHachiko fue un perro de raza Akita famoso por regresar cada día durante 9 años a buscar a su amo a la estación después de que éste falleciera.

Hachiko fue adoptado en 1924 por Eisaburo Ueno, profesor de la Universidad de Tokio. Lo llamó Hachiko porque sus patas parecían el número ocho en japonés, que es Hachi y se representa como un paréntesis abierto )(. Vivían en Akita, a las afueras de Tokio, y cada día el profesor cogía el tren hasta su trabajo y Hachiko le acompañaba a la estación, y luego le esperaba hasta su regreso por la tarde. Pronto esta rutina se hizo conocida por los comerciantes y gentes de la zona, que cogieron cariño a Hachiko.

Pero el día 21 de Mayo de 1925 el profesor no regresó. Había sufrido una hemorragia cerebral que le provocó la muerte mientras impartía su clase. Y Hachiko se quedó en la estación, esperando. Varias personas, sabedoras de la rutina del profesor y su perro, intentaron llevar a Hachiko a su casa pero no pudieron. Hachiko no quería moverse del sitio donde cada día esperaba el retorno de su amo.

Primero fueron días, que luego se volvieron semanas, meses y finalmente años. Hasta que Hachiko murió, el 8 de Marzo de 1935, acudió cada día a la estación a esperar al profesor. Cada día durante 9 años. Fue la gente de la zona la que hizo eco de la increíble historia de Hachiko, hasta el punto de que se erigió una estatua en honor a su fidelidad y lealtad en la estación de tren justo en el mismo sitio donde cada día había esperado al profesor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *