Zoonosis: lo que nuestras mascotas nos pueden contagiar

Se conoce como zoonosis aquellas enfermedades que se pueden transmitir de los animales al hombre, y viceversa. Estas zoonosis pueden ser directas, es decir, que irían del perro o el gato a la persona, e indirectas si es necesaria la participación de una especie intermedia como puede ser un mosquito.veterinario zoonosis

Y aunque es muy común la creencia de que los perros y gatos nos pueden transmitir multitud de peligrosísimas enfermedades, realmente ni son tantas, ni son tan frecuentes, al menos en nuestro país. Un caso típico sería la rabia, que aunque han aparecido varios casos en España recientemente, importados de África o de Europa del Este, ¿cuánta gente conoces que haya tenido rabia?

Zoonosis más frecuentes transmitidas por perros y  gatos

  • RABIA: Es una enfermedad viral que afecta al sistema nervioso y que es fatal en casi el 100% de los casos. Puede afectar a cualquier mamífero y se transmite a través de la saliva y secreciones, siendo un virus con una supervivencia muy corta fuera de un hospedador. Es una zoonosis de gran importancia en los países subdesarrollados al no llevarse a cabo campañas de vacunación masivas, aunque últimamente se están viendo casos en lugares que han estado libres de rabia durante décadas debido al trasiego incontrolado de animales. Solo en la India se producen al año alrededor de 30.000 muertes por rabia debido al gran número de perros callejeros sin vacunar.virus
  • TOXOPLASMOSIS: En este caso el agente es un parásito trasmitido por el gato (el patógeno solo se reproduce en felinos). Se calcula que el 50% de la población mundial ha padecido toxoplasmosis, muchas veces sin darse cuenta, pero en los casos de mujeres embarazadas puede ocasionar la muerte del feto. La fuente de contagio más frecuente no son los gatos, como se cree popularmente, sino el consumo de carne contaminada poco cocinada (embutidos, jamón serrano…) y las frutas y verduras mal lavadas.
  • LEPTOSPIROSIS: La leptospira es una bacteria que afecta a las personas y un amplio rango de animales como mamíferos, aves, anfibios y reptiles. Esta enfermedad está distribuida por todo el mundo, especialmente en las épocas de lluvia o durante inundaciones, pues la bacteria sobrevive en medios acuáticos. El ser humano se contagia por contacto directo con orina o agua contaminada con orina. Es una de las zoonosis más comunes, y es un importante problema de salud pública en muchos países.
  • TIÑA: Producida por un hongo que se alimenta de las células muertas de la piel y el pelo, la tiña solo se manifiesta si el organismo hospedador presenta las defensas debilitadas o poco desarrolladas como los ancianos o los niños. Es raro encontrar casos de tiña en perros y gatos adultos, y cuando se manifiesta es una enfermedad secundaria a otros procesos debilitantes.veterinario y zoonosis
  • SARNA: Producida por un ácaro parásito de la familia de las garrapatas, que realiza túneles bajo la piel de los perros, cursando con gran picor e inflamación. Aunque es un proceso muy dramático en apariencia, y transmisible al ser humano, el ácaro causante no puede reproducirse en la piel de las personas y desaparecerá una vez es tratada la mascota. Sin embargo, existe también una sarna producida por un agente que solo afecta al ser humano y que está extendida por todo el mundo, afectando a personas de cualquier estrato social y edad. Este segundo tipo de sarna no es transmitido por las mascotas.
  • TOXOCARIOSIS: Parasitosis producida por gusanos intestinales conocidos vulgarmente como lombrices tanto en perros como en gatos. Como las personas no somos un hospedador adecuado, cuando se produce una infección las larvas migran de forma errática por el organismo, en lugar de quedarse localizadas en el intestino, provocando distintas patologías dependiendo de dónde se alojen. Esta zoonosis es bastante frecuente en niños entre 2 a 7 años de países en vías de desarrollo en zonas de bajos recursos.zoonosis
  • QUISTE HIDATÍDICO o Equinococcosis: Enfermedad parasitaria muy relacionada con el pastoreo y que ya está casi erradicada en España. El perro es el hospedador definitivo de este parásito, cuya forma larvaria debe desarrollarse en otro organismo, generalmente un herbívoro, y en casos excepcionales, una persona. Debido a la antigua costumbre de alimentar a los perros pastores con las carcasas de las ovejas muertas, se mantenía el ciclo. El quiste hidatídico, lleno de larvas, puede alojarse en el hígado, los pulmones e incluso el cerebro.
  • PULGAS: Estos pequeños insectos, característicos de la mayoría de los animales de sangre caliente, son la mayoría de las veces poco más que una molestia, aunque algunas personas y animales puedan desarrollar reacciones alérgicas de cierta gravedad.
  • LEISHMANIOSIS: Un protozoo es responsable de esta enfermedad, endémica en toda la cuenca mediterránea, y que con el calentamiento global cada vez afecta a más regiones.  Es, después de la malaria, la segunda enfermedad infecciosa con más mortalidad Flebotomoen humanos. Esta importante zoonosis es transmitida entre animales y personas a través de un mosquito, el flebotomo hembra, de tamaño muy pequeño. Una vez contraída, la leishmaniosis no tiene cura, solo tratamiento para mantener bajo control sus efectos. En España la leishmaniosis afecta al 15% de toda la población canina, y todos esos perros infectados actúan como reservorio de la enfermedad. Se han desarrollado ya 4 vacunas, y según han ido saliendo al mercado conllevaban menos efectos secundarios y una mayor efectividad. Se calcula que la vacuna humana podría estar disponible en 4 años.

Aunque no debemos obsesionarnos con las zoonosis, ni con ninguna otra enfermedad, muchas veces con un poco de sentido común ya estamos llevando a cabo una profilaxis adecuada. Llevar las vacunas de nuestras mascotas al día, desparasitarlos regularmente, evitar que salgan al exterior en las horas de máxima actividad de los mosquitos, no ofrecerles carne cruda de procedencia desconocida…

Y al final, como todo, pensar un poco las cosas antes de llegar a conclusiones precipitadas: tu vecino no tiene la rabia, aunque esta mañana temprano cuando protestaba por la segadora de césped lo parecía.

Trabajamos muy duro en ésto, y nos haría mucha ilusión que lo compartieras.

Un pensamiento en “Zoonosis: lo que nuestras mascotas nos pueden contagiar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *